TÉcnicas
> Anestesia general

Se habla de Anestesia General (AG) cuando se obtiene la pérdida de la sensibilidad del paciente acompañando a un estado de inconsciencia. Durante la intervención el paciente está dormido y conectado a un aparato que le ayuda a respirar. Normalmente se realiza una intubación orotraqueal o se ventila con ayuda de mascarilla laríngea.

La AG se suele emplear frecuentemente en pacientes que precisen una relajación muscular intensa durante toda la intervención, ya sea para facilitar las maniobras quirúrgicas (que se dificultarían si los pacientes tuvieran el tono muscular intacto, por ejemplo en cirugía abdominal) o porque es imprescindible que no haya ninguna posibilidad de movimientos espontáneos de los pacientes durante la cirugía (neurocirugía o cirugía cardíaca o torácica).

Existen dos modalidades claras de AG, según la vía por la que se administra el anestésico: a través de una vena periférica (AG intravenosa), o de las vías respiratorias (AG inhalatoria). Algunas veces se puede comenzar con una técnica para seguir con otra (en los niños se prefiere inducir el sueño con anestesia inhalatoria, puesto que se siente menos agredido si se va durmiendo respirando a través de una mascarilla conectada a una bolsa que contiene el gas anestésico) y otras veces se complementan las dos una vez que el paciente está dormido.